Translate

Datos personales

Mi foto
Antecedente - Instructor en el área Educación del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Hoy instructor en el ámbito privado. Email - juancarlos_eagle@yahoo.com.ar - juancarloseagle@gmail.com - www.facebook.com/carpinteroencasa

martes, 4 de marzo de 2014

ESCOFINA


   






Se trata de una herramienta importante para trabajar con espigas o uniones y para dar formas a piezas en distintos tipos de proyectos. 
Cumple prácticamente la misma función que la lima convencional que utilizamos para metales, con la diferencia que ésta actúa sobre madera. 
Para comer menos o mas cantidad de madera está directamente relacionado con la presión que ejercemos sobre ella. 

No podemos utilizarla en todas las etapas de rebaje. En algunos casos debemos primero recurrir al serrucho o formón para quitar lo grueso de madera y luego aplicar la herramienta para ir terminando.


    TIPOS DE ESCOFINA



Existen varios tipos y formas.  Las principales y más comunes que debemos colgar en nuestro   tablero son: la plana, la media caña y la redonda.







    EJEMPLO DE SU USO


Tomamos un listón con sus cuatro lados iguales, y lo sujetamos en la morsa de cabeza.




Luego marcamos con un lápiz una línea desde cada uno de sus vértices 1 cm




Trazamos una diagonal entre esos dos puntos marcados como lo muestra la imagen.
Estas diagonales nos sirve como referencia  hasta donde debemos avanzar comiendo con la escofina.



Para sujetarla, y lograr un mejor efecto, es conveniente tomar el mango y colocar el índice, en forma rígida, sobre el lomo de la hoja, como si nuestro dedo fuese una ménsula artificial invertida. Para una mayor presión aún, se puede agregar la otra mano en el otro extremo, al final de la hoja. Podemos de esta manera ejercer buena presión sin que se desvíe o gire sobre su eje.





Luego, comenzamos con el primer vértice, apoyamos a 45 grados, y escofinamos en un movimiento de ida y vuelta en toda la longitud de la hoja. Así con los cuatro extremos.




De los cuatro vértices se duplican a ocho. Volvemos a hacer lo mismo con esos que se formaron, pero con menos presión, y notaremos que poco a poco va redondeándose .





Por último, y para quitarle la terminación rústica, abrazando la pieza con una lija esmeril gruesa, comenzamos a girarla, lijando lo que queda, y logrando un acabado perfecto. Podemos darle más suavidad a la terminación con una lija esmeril mediana y fina, eso va en gusto, Depende de la calidad que deseemos lograr. 






Y así queda terminada para funcionar como por ejemplo como un encastre redondo o lo que nos dé la imaginación.  Muy fácil, es cuestión de práctica. 
Es sólo un ejemplo de lo que puede hacer nuestra amiga escofina.