Translate

martes, 4 de marzo de 2014


    
    ESCOFINA



Se trata de una herramienta importante para trabajar con espigas o uniones y para dar formas a piezas en distintos tipos de proyectos. 
Cumple prácticamente la misma función que la lima convencional que utilizamos para metales, con la diferencia que ésta actúa sobre madera. 
Para comer menos o mas cantidad de madera está directamente relacionado con la presión que ejercemos sobre ella. 

No podemos utilizarla en todas las etapas de rebaje. En algunos casos debemos primero recurrir al serrucho o formón para quitar lo grueso de madera y luego aplicar la herramienta para ir terminando.


    TIPOS DE ESCOFINA





Existen varios tipos y formas.  Las principales y más comunes que debemos colgar en nuestro   tablero son: la plana, la media caña y la redonda.


    EJEMPLO DE SU USO

    

Tomamos un listón con sus cuatro lados iguales, y lo sujetamos en la morsa de cabeza.


   

Luego marcamos con un lápiz una línea desde cada uno de sus vértices 1 cm





Trazamos una diagonal entre esos dos puntos marcados como lo muestra la imagen.
Estas diagonales nos sirve como referencia  hasta donde debemos avanzar comiendo con la escofina.





Para sujetarla, y lograr un mejor efecto, es conveniente tomar el mango y colocar el índice, en forma rígida, sobre el lomo de la hoja, como si nuestro dedo fuese una ménsula artificial invertida. Para una mayor presión aún, se puede agregar la otra mano en el otro extremo, al final de la hoja. Podemos de esta manera ejercer buena presión sin que se desvíe o gire sobre su eje.




Luego, comenzamos con el primer vértice, apoyamos a 45 grados, y escofinamos en un movimiento de ida y vuelta en toda la longitud de la hoja. Así con los cuatro extremos.






De los cuatro vértices se duplican a ocho. Volvemos a hacer lo mismo con esos que se formaron, pero con menos presión, y notaremos que poco a poco va redondeándose .







Por último, y para quitarle la terminación rústica, abrazando la pieza con una lija esmeril gruesa, comenzamos a girarla, lijando lo que queda, y logrando un acabado perfecto. Podemos darle más suavidad a la terminación con una lija esmeril mediana y fina, eso va en gusto, Depende de la calidad que deseemos lograr. 







Y así queda terminada para funcionar como por ejemplo como un encastre redondo o lo que nos dé la imaginación.  Muy fácil, es cuestión de práctica. 
Es sólo un ejemplo de lo que puede hacer nuestra amiga escofina.

viernes, 5 de agosto de 2011

BANCO DE CARPINTERO




Antes de seguir con lo que viene. Quisiera que vean y conozcan otra herramienta mas del taller, en el trabajaremos con todos nuestros proyectos. El banco de carpintero.
Reitero que podemos utilizar una mesa convencional si es que no contamos con el banco, donde nos ayudaremos para sujetar con algunas prensas.

Volviendo al banco, vemos en la imagen que posee dos morsas, la mas grande denominada lateral y la pequeña de cabeza, ubicada en el extremo de la tapa.

En la morsa lateral debemos utilizar para la sujeción de una pieza pequeña, un suplemento en la parte inferior con el mismo espesor que la que vamos a trabajar. Eso es para que sea pareja la presión, y no se mueva. En el caso de una placa, puerta, etc, no hace falta colocar suplemento, ya que la morsa se acomoda en toda la extensión que sujeta.











La otra morsa puede sujetar pequeñas piezas, no hace falta que coloquemos suplemento alguno. Acompañada con las perforaciones que están en la tapa, donde colocaremos las estacas (corchetes) de metal, podemos sujetar varios tipos de piezas en forma plana. Va un corchete en la morsa y otro en la tapa,  los elevamos, y al abrir y cerrar la morsa  la punta de éstos enganchan y sujetan la pieza.








En la tapa contamos también con una fosa donde se colocan las herramientas, tornillos o cualquier otro accesorio que vamos utilizando mientras trabajamos. Esto hace que no rueden, se deslicen y caigan al piso, evitando mas cansancio y pérdida de tiempo.

Como consejo útil, es conveniente colocar goma en la punta de las patas, para que no vibre el piso cuando golpeamos sobre el banco, esto ayuda a que también no se deslice, ya que le brinda mas agarre.
Además podemos agregarle peso en la parte inferior, con piedras, un yunque, o cualquier cosa que pese mucho, para ayudar a que no se mueva mientras ejercemos alguna fuerza sobre él,  serruchando, por ejemplo.
Podemos colocar el banco en el centro del taller, lo que hará que podamos caminar en torno a él para poder ver y trabajar en nuestro proyecto, por todos sus ángulos.

Recubriremos con cera en pasta o aceite de lino toda la superficie del banco, tapa,  patas y travesaños, etc, en todas sus caras. Esto hará que cuando trabajemos con adhesivos estos no se adhieran a la madera.

Finalmente quiero aconsejarles que pongan en la tapa alguna placa de 5 mm, principalmente donde vamos a golpear o cortar, lo que ayudará a preservarlo de roturas y machucones.

Un abrazo grande, nos vemos enseguida.




jueves, 21 de abril de 2011

CAJA DE MADERA (Parte 4)

Cortamos con cuidado, poco a poco, dándole tiempo a los dientes del serrucho a ir comiendo despacio. De esa manera lograremos un corte recto, y en la tapa es importante que así sea.




Luego que cortamos por uno de sus lados, giramos la caja y lo hacemos en el otro. Usaremos el primer corte como guía para cortar la segunda cara.





Al final nos quedará las dos partes. Tapa y Caja.




Lijamos bien el borde interno de la caja, biselándolo.





Nos concentraremos ahora en la tapa.
Si apoyamos la tapa como está sobre la caja, ésta se nos va a escapar, apenas estornudemos !
Para evitarlo, nos disponemos a colocarle en la parte del borde interior una tirita de MDF más finita, o puede ser también madera terciada de menor espesor.  Esta tira debe sobresalir 1 cm, más o menos de este borde. Deben ser 4, para colocarlas en todo el perímetro.




Encolamos los angostos laterales de la tapa, en su interior




Vamos colocando las tiras, clavándolas en su interior con clavitos pequeños, y que no atraviesen la pared de MDF. 
Les recomiendo colocar primero un par enfrentado, y luego el otro par. Esto hará que las segundas traben a las primeras en sus extremos. 




También podemos optar por colocarles prensas en lugar de clavarlas. Debemos esperar Mínimo 24 horas para retirarlas, aunque hoy día hay colas de secado mas rápido. Aún así, particularmente prefiero esperar un día.
 




Seco todo, lijar los bordes externos de la tapa, biselándolos.  
Estos dos biselados, lo de la tapa y lo de la caja,  justo en el punto de contacto al unirse ambas, hará que no se traben, y se deslicen con facilidad.  




Se acoplará quedando prácticamente bien tapada y sellada. 




Esta es sólo una de las formas de hacer una caja de madera, con un tipo de tapa. Pueden usar luego su imaginación para decorarlas, pintándolas, forrándolas con cuero, con caracoles, lustrándolas, o si quieren con manijas, con o sin candado, etc, etc.  Existen otras variables que más adelante les comentaré. Ah ! un consejo. No se apuren !..Trabajen tranquilos ! y si se sienten cansados, guarden todo y sigan mañana ! . No hay proyecto que termine bien si no están bien. 


jueves, 14 de abril de 2011

CAJA DE MADERA - (Parte 3)

Seguimos.  Luego de clavar dos piezas, hacemos lo mismo con las demás.  Una a una. 
En este caso van primero las mas largas, que son 4 de la misma medida,  25 cm  x  12 cm




Aquí la nro. 4,  última de las largas.


   


Pasamos a las pequeñas, van a los dos extremos, que también son iguales entre ellas. el detalle es que en 2 de sus lados, cada pieza, tiene 18 mm mas. - Nos queda  entonces 12 cm  x 13,8 cm   c/u.




La segunda pequeña. 




Una vez seca la cola, tomamos la caja y la prolijaremos quitándole cualquier reborde y lijamos en los sectores donde pueda tener asperezas. Pare ello usemos una lija fina o media. Podemos inclusive embutir los clavitos con un punzón, y luego tapar los agujeritos con macilla. Esto último es a opción.


Nos disponesmos ahora a hacer la tapa. Sólo marcamos a una distancia de unos 2 o 3 cm  del borde de uno de los lados. Lo hacemos con lápiz en todo el perímetro.  El tamaño de la tapa es a discresión de cada uno, y de acuerdo a lo que querramos poner dentro de la caja.






Luego hacemos un corte sobre la línea con un serrucho de costilla.
Nos quedará la caja partida en dos partes. En este caso una alta (la caja), otra baja (la tapa). 




Seguiremos prontito, en esta  Parte 3, con la tapa y final de nuestro proyecto Caja.



martes, 12 de abril de 2011

CAJA DE MADERA - (Parte 2)

Tenemos entonces 6 piezas de madera tipo MDF.  de 9 mm de espesor. Las medidas de las cajas son a elección, sólo deben tener en cuenta cuando piden las plaquitas cortadas, los descuentos de los espesores, o sea que si una caja rectangular debe tener como medida final 25 cm de largo, se debe pedir las plaquitas longitudinales 18 mm mas cortas (23,2 cm), para que al armarla con las dos cabeceras nos dé la medida buscada.





Manos a la obra !
Nos disponemos entonces a armar la caja. Por supuesto que vamos a necesitar un lado de acceso, para ello debemos contar con una tapa. Ustedes ahora se preguntarán, Uh !!, que lío !, la caja, la tapa !, mucho trabajo !   No es así la cosa, es más sencillo.
Tomamos cada pieza, y como un juego de niños vamos armando la caja. No piensen en la tapa por ahora.
Comenzamos con el encolado. 
Hacemos que cada extremo o cabeza de cada pieza, se acople sobre la de la otra pieza, pero antes, en los puntos de contacto, colocaremos un hilo de cola, y usamos un suplemento para que nos ayude al armado





Una vez que hacemos contacto, y para sujetar, colocamos los clavos. Para ello hacemos un previo agujerito, con una mecha fina, preferiblemente menor al diámetro del clavo, u otra alternativa seria darle menos profundidad a la perforación, nos quedaría un resto de material sin perforar donde la punta del clavo entraría de lleno. Si no tenemos mechita, podemos usar un clavito mas largo con la cabeza cortada, lo colocan en la perforadora. Les aseguro que perfora. Deben tener cuidado al empujar al perforar, debe realizarse despacio y no con mucha presión. Ah ! cuando lo hacen deben perforar ambas piezas a unir, y en forma oblicua,  esto le dará mejor sujeción, ya que quedarían como grampadas. La cola haría el resto al secar, para una unión bien firme. 




Cortamos la cabeza del clavo.




Colocamos el clavo o mecha en el mandril de la máquina, en el caso de usar el clavo, dejamos la punta original  hacia afuera.




 Procuramos perforar en forma inclinada y lentamente.




Al colocar los clavos procuremos que cada uno de ellos quede oblicuo en sentidos alternados. Uno hacia la derecha y el siguiente a la izquierda.  De esa manera quedarán las piezas bien trabadas y difíciles de separar.


Vamos clavando hasta que quede bien sellado y luego secamos la cola excedente. Pasamos luego a la segunda plaquita a clavar.

 - En la parte 3, terminaremos nuestra caja y veremos como realizar la tapa. -

jueves, 7 de abril de 2011

CAJA DE MADERA - (Parte 1)

  Muchas veces no tenemos donde poner nuestras cosas de la casa. Por ejemplo, los zapatos que no usamos,  los pulóveres fuera de temporada,  los libros de los chicos del año pasado, los recuerdos cuando estabamos de novios, Oh! que tiempos !. Otros dirán,  "si hubiese sabido antes", pero ese no es nuestro tema aquí, claro... Necesitamos para nuestro placard o rincón, en ese caso, cajas grandes.

También hay cositas !, botones, monedas, estampillas, cartas amarilas, en fin, mucho que puede dar vueltas y vueltas por toda la casa, y tal vez con el triste final de llegar a la basura.
Para ello tenemos las cajas pequeñas, y tomaré esta última como primer proyecto en este blog, para eneseñarles a construirla.







En carpintería, para fabricar una caja, podemos contar como material a la madera maciza o como alternativa a algún tipo de placa, dentro de las convenientes para trabajar tenemos a la madera terciada, melamina y MDF.  Optaré por este último, ya que es un material muy accesible y fácil de trabajar, principalmente en la parte de las terminaciones.

En este caso, para la caja pequeña, podemos elegir el MDF de 9 mm de espesor, muy conveniente, ya que si queremos sujetar las partes con clavos tendremos suficiente masa para que no se raje al realizar el clavado. En  las cajitas muy pequeñitas, no podremos ya contar con los clavos, ya que deberíamos manejarnos con espesores menores, en ese caso se sujetan con prensitas u otro medio al encolarlas.   En la compra de este material, podemos pedir en la maderera que nos corte a medida exacta todos los lados o caras de esta cajita, ó comprar la placa sin cortar y encargarnos nosotros de hacerlo en casa. En los dos casos siempre debemos calcular los descuentos de los espesores en algunas piezas, ya que si la caja, por ejemplo, va a ser de 20 x 20 cm exactos, tendremos que descontar a algunas partes 9 mm de cada punta, o sea 18 mm. Nos quedaría entonces partes con anchos de 18,2 cm .  Por eso deben hacer un bosquejo o planito con la caja armada, y desarmada. Cada parte, debe contar con su medida. Es conveniente que siempre lo hagan, inclusive si se tratara de fabricar un escarbadientes.




Es muy importante que se tomen las medidas con un metro que no esté defectuoso. Puede ser de cinta o de madera.  En cuanto al metro de cinta, observar que no se doble en el momento de estirarlo. Un milímetro podría disimularse, pero mas de eso sería mas difícil.



Pueden elegir cualquier medida, el procedimiento será siempre el mismo. Tómenlo como modelo para otros tipos de cajas, con o sin herrajes. Puede haber algún detalle mínimo diferente, de un modelo a otro.  A continuación veremos como se fabrica. Paso a paso.